El acogimiento en familias de acogida no aumenta y el número de menores en centros de protección no logra reducirse.

Hacen falta más familias para hacerse cargo de los 2.306 menores que residen en centros de protección.

La cuestión es que la tramitación y el proceso de acogimiento no siempre satisface a las familias que dan el paso. “Hay muchas familias que quieren y pueden acoger, pero falta personal para certificar su idoneidad y que puedan darle un nuevo hogar a un menor que lo necesita”

Aunque el cariño y la atención individualizada que recibirían con sus nuevas familias son fundamentales, la tramitación administrativa no siempre acompaña y la “falta de recursos personales” provoca que los expedientes “se acumulen”, denuncian las asociaciones, con el respaldo de la Federación Andaluza de Asociaciones de Familias de Acogida y Colaboradoras.

Consciente de ello, la Junta acaba de anunciar la licitación de nuevos conciertos sociales, con una inversión de 3,7 millones de euros para reforzar dos servicios y que suponen 102 nuevos profesionales a través de 51 equipos para atender y apoyar a estas familias en todo el proceso.

Las asociaciones reclaman “personal formado y sensible”, así como “puntos de encuentro y jornadas conjunta entre profesionales y familias”, puesto que la Junta tiene la tutela “pero los menores viven en familia todos los días del año”, apuntalan las fuentes.

“Los protocolos funcionan en las etapas iniciales hasta el acoplamiento pero después de muchas familias no se sienten acompañadas”, apuntan las asociaciones, que critican la “falta de respuesta sistemática a los escritos presentados por familias”. “Los plazos y la resolución de expedientes se eternizan, especialmente para familias de urgencia y temporales”

Para leer la noticia completa pincha aquí